¿Cómo afecta el estrés a la piel?

A día de hoy, el estrés se ha convertido en uno de los problemas de salud más extendidos de la sociedad. Especialmente motivado por el nivel de tensión que genera el ámbito laboral y la intención de compaginarlo a la perfección con la vida personal y social. Aunque este conjunto de reacciones fisiológicas conocidas como estrés también pueden estar motivadas por situaciones traumáticas que se hayan sufrido. En cualquier caso, más allá de los efectos más conocidos de éste como la ansiedad, la irritación, el agotamiento o el nerviosismo, el estrés también afecta a la piel.

El estrés provoca que la piel pierda luminosidad

Con el estrés, el corazón necesita bombear más sangre para poder hacerle frente, con lo que el flujo sanguíneo se ralentiza. Y como consecuencia, la piel va perdiendo su brillo característico. En este proceso, todos los nutrientes que deberían llegar a la piel se quedan en los músculos por la tensión que produce el estrés en ellos.

Pero este no es el único efecto de la pérdida de la irrigación sanguínea. La falta de hidratación en la piel es otro de ellos. Causado en este caso por la falta de nutrientes que humedecen la piel y la evaporación de líquidos. Cuya consecuencia más directa es la aparición de arrugas.

Por tanto, el estrés causa un envejecimiento prematuro que, además de ser notorio en la aparición de arrugas, puede verse también en el aumento del número de canas del cabello.

Para todas estas consecuencias del estrés en la piel, puede ser muy positivo hacerse al menos dos veces al año nuestro peeling químico en Granada. De manera complementaria, también recomendamos añadir a la rutina de belleza en casa productos descongestionantes e hidratantes ricos en extractos calmantes, ya que permiten la regeneración de la piel y la hacen más fuerte frente a los factores externos.

Descolgamiento facial y flacidez en la piel provocada por el estrés

Como ya hemos comentado, la ralentización del flujo sanguíneo provoca que la dermis no reciba la hidratación y nutrientes que necesita. Con lo que se produce una importante pérdida de firmeza y descolgamiento facial. Para tratar estos problemas en la piel, no dude en contactar con nosotros. Ya que en Alice Beauty Concept contamos con los mejores tratamientos estéticos para combatir la flacidez y el descolgamiento facial.

Aparición de acné

El acné puede aparecer por diversos motivos, pero en las mujeres de edad adulta uno de los más habituales es el estrés.

La tensión que genera el estrés también provoca una respuesta inflamatoria que hace que los poros de la piel se obstruyan y  terminen rompiéndose. Primero aparece una inflamación enrojecida, de la que terminará saliendo pus.

Por otra parte, el estrés también aumenta la liberación de hormonas sexuales masculinas en las mujeres, lo que puede generar la aparición de espinillas.

Bolsas y ojeras causadas por el estrés

Tener más ojeras o bolsas en los ojos no sólo se produce por un componente genético. Lleva una vida estresante también es motivo de sufrir esta consecuencia en la fina piel que tenemos en el contorno de los ojos.

El estrés muchas veces genera nerviosismo. Que a su vez impide un descanso pleno y suficiente que incrementa la acumulación de líquido bajo los ojos y el color más violeta en la zona de la ojera.

Aparición de manchas en la piel

A diferencia de las manchas causadas por el sol, las que se producen en la piel motivadas por el estrés suelen aparecer de manera repentina en el cuerpo y tener un aspecto rojizo o rosáceo. Éstas causan picor y suelen aparecer en forma de brote, afectando a distintas partes del cuerpo. Aunque lo más común es sufrirlas en la cara, las extremidades y el tórax.

Estas manchas por estrés pueden desaparecer solas, aunque si persisten es importante acudir al especialista para que descarte cualquier otra patología o para que recete un antihistamínico para calmar el picor.