Las patas de gallo son una de las señales de envejecimiento más odiadas, motivo por el cuál cada vez existen más personas interesadas en prevenirlas y eliminarlas con tratamientos de medicina estética. Para conseguirlo, en Alice Beauty Concept disponemos de tratamientos específicos y completos para el contorno de ojos. Y otros como nuestro tratamiento de microdermoabrasión en Granada, que también es altamente eficaz para eliminar pequeñas arrugas, imperfecciones y cicatrices. A la vez que rejuvenece el rostro por la estimulación de colágeno. Y todo ello de forma indolora.

Los problemas de visión pueden provocar patas de gallo

Las arrugas conocidas como patas de gallo no sólo aparecen por la edad o cuestiones genéticas. Cuando las patas de gallo aparecen a una edad temprana puede que el motivo sea la miopía o cualquier otro trastorno de visión que provoque un esfuerzo extra para ver bien. Ya que el ligero movimiento que realizamos cuando no vemos de manera adecuada va haciendo que los músculos de la zona se contraigan y al final la piel que los cubre se debilite.

Por tanto, ante cualquier síntoma de padecer un problema de visión, es imprescindible visitar al oftalmólogo para que nos indique el tratamiento a seguir y no se favorezca la aparición de patas de gallo.

Si la fatiga visual es por pasar muchas horas frente al ordenador, coloca las palmas de las manos sobre los ojos después de frotarlas para que el calor que se genera dé descanso a los músculos oculares. También ayuda rociar el rostro con agua muy fría varias veces al día para mantener una buena circulación de la sangre en las zonas propensas a las arrugas.

Arrugas en el contorno de los ojos por un hígado debilitado

Los ojos y su contorno están muy relacionados con el hígado. Por eso, cuando las líneas de expresión aparecen en esta zona a una edad temprana, puede ser que se deban a que algo no funciona bien en el hígado.

Estos problemas pueden estar generados por una mala alimentación y un consumo elevado de grasas saturadas, sal y azúcares. También dañan el hígado y aumentan las patas de gallo el alcohol, el tabaco y el consumo de drogas.

Para combatir esto, son aconsejables las frutas rojas como las moras y las bayas, por su poder antioxidante. Así como las almendras, y las grasas saludables provenientes del aceite de oliva o de coco.

La falta de silicio también aumenta la aparición de patas de gallo

Con la edad, al organismo pierda una cantidad de silicio mayor. Y teniendo en cuenta que este mineral tiene una importante labor en la formación de los tejidos de la piel, el cabello, las uñas y los huesos, puede ser recomendable tomar suplementos de silicio orgánico líquido.

También es adecuado el consumo de infusiones de cola de caballo. Que además de aportar silicio al organismo, evita la retención de líquidos.

La relación entre el sol y las arrugas

Los rayos solares aumentan la aparición de arrugas en la piel. Especialmente si hablamos de la piel tan delicada y fina que tenemos en el contorno de los ojos. Por este motivo es aún más importante extremar los cuidados para protegerla: Usar protección solar siempre que vayamos a exponernos al sol de manera directa y gafas solares que cubran toda la zona que queramos proteger la influencia negativa del sol.

Para cuidar esta zona existen mascarillas y cremas específicas para el contorno de los ojos. Siendo las más recomendables aquellas que contienen ácido hialurónico. También pueden aplicarse remedios caseros para suavizar las patas de gallo como las realizadas a base de aceite de almendras, clara de huevo o mascarilla de aguacate.