La rosácea es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel que afecta especialmente a mejillas, nariz, mentón y frente, es decir, a la zona frontal del rostro. Suele aparecer en personas con pieles sensibles y piel clara y es más frecuente en mujeres. Aunque cuando se da en los hombres los síntomas puedes ser más graves.

¿Cómo reconocer la rosácea?

Esta enfermedad se manifiesta a través de rojeces en la zona facial central, pudiendo ser ocasionales o permanentes. Por una parte pueden aparecer pápulas y pústulas, con apariencia muy similar al acné, así como telangiectasis, que son pequeños vasos sanguíneos o capilares que se dilatan y se hacen visibles a través de la piel.

Por otro lado, la rosácea provoca una alta reactividad y sensibilidad en la piel, picor, hinchazón, e incluso ardor.

Todos estos síntomas suelen aparecer en brotes, dejando periodos de calma entre ellos.

¿Cómo tratar y cuidar la rosácea?

Al tratarse de una enfermedad crónica de la piel, a día de hoy no existe cura definitiva para la rosácea. No obstante, sí que hay tratamientos que tratan de mitigar los brotes y frenar la evolución de la enfermedad.

Tratamientos para tratar la rosácea

El dermatólogo será el profesional encargado de realizar un diagnóstico e indicar los tratamientos para rosacea más indicados en cada caso. Por ejemplo, este puede recomendar tomar tópicos orales o realizarse tratamientos de crioterapia, electrocoagulación, láser o luz pulsada. Todos ellos muy efectivos en los casos indicados.

En Alice Beauty Concept cuidamos de tu piel  con un tratamiento especializado de despigmentación del rostro. La hiperpigmentación facial puede causar lesiones e inflamación cutáneas, rechazo al sol y la aparición de manchas extrañas en la piel. A largo plazo, la hiperpigmentación o las manchas en la piel pueden afectar a personas con una edad avanzada. Para estos casos contamos con un tratamiento despigmentante que ayuda a eliminar manchas oscuras y conseguir un cutis más luminoso.

En el caso de la rosácea, será necesario hacer un estudio previo para conocer cuál de nuestros tratamientos es el más adecuado.

Para más información sobre nuestros tratamientos de despigmentación del rostro no dudes en ponerte en contacto con nosotros, estaremos encantados de ayudarte.

Limpieza e hidratación de pieles con rosácea

Para el cuidado de la piel con rosácea será conveniente disponer de productos específicos para pieles sensibles o con rosácea, suaves y respetuosos con la piel. Las aguas micelares y las aguas termales pueden ayudar a tonificar y calmar la piel.

Es conveniente evitar el agua muy caliente, los baños con altas temperaturas y las saunas. Tampoco son adecuados los exfolientes mecánicos ni los peelings.

Para hidratar la piel, utilizar cremas específicas que hidraten en profundidad y prevengan la irritación, escozor, picor y quemazón. Las cremas harán que la barrera cutánea resista mejor a los agentes irritantes. Un buen producto son las BB cream hidratantes, que cuidan la piel a la vez que disimulan las rojeces con un toque de color. Además, añaden filtros solares para proteger la piel del sol.

En este sentido, una piel con rosácea deberá siempre estar bien protegida del sol, incluso en invierno o días nublados. Es importante utilizar productos con factor de protección solar elevado y aplicarlos varias veces al día. Ya que la exposición al sol empeora las lesiones.

Otra forma de tratar la rosácea es mediante la alimentación. Una dieta sana rica en vitaminas C y D se percibirá en un mejor aspecto del rostro. Limita también el picante, comidas muy especiadas y las grasas, así como el café, el tabaco y el alcohol.

También es importante controlar y vigilar los cambios de temperatura bruscos, el estrés y la ansiedad.