En Alice Beauty Concept disponemos de numerosos tratamientos para reducir la aparición de arrugas. Algunos de ellos son el coolifting, la radiofrecuencia, e incluso nuestro tratamiento de peeling en Granada. Pero además de estas opciones, existen otras cosas que podemos hacer para combatir la aparición de arrugas. Por ejemplo, es muy importante hidratarse por dentro y seguir una dieta sana y equilibrada que añada las mejores vitaminas para reducir las arrugas. ¿Sabes de qué vitaminas hablamos y de qué manera pueden añadirse a tu alimentación? ¡Os lo contamos a continuación!

Vitamina A para cuidar la piel

La vitamina A es una de las mejores opciones para cuidar la piel tanto exteriormente, como superficial. Los retinoides que se encuentran en esta vitamina ayudan a proteger la piel del envejecimiento y de las arrugas propias del paso del tiempo. Así lo indican desde la Academia Española de Dermatología y Venereología. Además, los retinoides actúan como protección contra la degradación del colágeno por acción de los rayos UV.

Algunos alimentos ricos en vitamina A son las frutas y los vegetales de color verde oscuro, naranja, amarillo o rojo. Aunque también se encuentra en numerosos suplementos y preparados cuyo objetivo es precisamente el cuidado de la piel y su protección.

La vitamina B3 también ayuda a reducir las arrugas

La vitamina B3, también llamada niacinamida, ayuda a aumentar la formación de colágeno de la piel y su firmeza. Por lo que resulta una buena aliada para reducir las arrugas del rostro.

Podemos consumir unas buenas dosis de vitamina B3 añadiendo a nuestra dieta alimentos como el atún, los cereales integrales, los cacahuetes, guisantes, patatas o alcachofas.

Vitamina C y sus poderes antioxidantes

La vitamina C es una fuente de propiedades para nuestro organismo. Entre muchas otras cosas, esta vitamina tiene unos fuertes poderes antioxidantes muy necesarios para fomentar la producción de colágeno y proteger la piel de la aparición de arrugas faciales.

La vitamina C está presente en muchas verduras y frutas. Especialmente encontramos grandes dosis en manzanas, cítricos, pimientos y fresas; aunque también está presente en aguacates, espinacas y rábanos, entre muchos otros.

Los beneficios del Omega-3 para la piel

Aunque no se trata precisamente de una vitamina, este grupo de ácidos grasos puede ser otro gran aliado para reducir la aparición de arrugas.

Las dietas ricas en Omega-3 ayudan a tener la piel más hidratada y, por tanto, con menos arrugas. Y para beneficiarse de sus propiedades puede bastar con consumir frutos secos, pescado azul y vegetales.

Cada ácido graso tiene una función sobre la piel. Por ejemplo, si no se tiene suficiente ácido alfa linolénico (LNA) pueden producirse alteraciones en la estructura y la función de la piel. Por su parte, el ácido eicosapentaenoico (EPA) y el ácido docosahexaenoico (DHA), son ácidos grasos poliinsaturados derivados del ácido alfa linolénico. Se encuentran en los pescados y varios tipos de algas. Cuando estos se oxidan dan lugar a dos metabolitos que se acumulan en la piel y que tienen una función antiinflamatoria.

Al añadir estos ácidos a la dieta, puede producirse la mejora de lesiones cutáneas de la psoriasis y dermatitis atópica.

Por último, el déficit del ácido linoleico (LA) hace que la piel sufra una pérdida excesiva de agua y se vuelva escamosa. Tiene como misión fundamental el mantenimiento de la barrera epidérmica al agua. Se encuentra sobre todo en el girasol, el maíz, e l germen de trigo, la pepita de uva y el cacahuete.

Así mismo, además de nuestros tratamientos antiarrugas en Granada y una dieta sana y variada, ayuda a reducir las arrugas tener una buena rutina de belleza: Limpieza, hidratación y exfoliación.